viernes, 27 de agosto de 2010

El enterrador

Aunque lo parezca, este blog no está muerto, sólo tiene catalepsia. Suele pasarle a los blogs: igual que los osos hibernan, ellos veranean. Por eso le pido, señor enterrador, que tenga usted paciencia. No entierre a mi querido blog. Preste atención, esté alerta, y le prometo que pronto oirá puñetazos en el interior de la tumba.

viernes, 6 de agosto de 2010

Lo que son las cosas

No me gustan las personas tristes, sino aquellas que saben vivir intensamente la tristeza. Tampoco me gustan las personas alegres, pero admiro y envidio a las que viven intensamente la alegría. Las personas que más me gustan, por supuesto, son las que saben vivir intensamente la alegría y la tristeza. Y, en fin, desprecio con todas mis fuerzas a las no viven nada intensamente, a las que están alegres o tristes como el que está sentado o de pie, a las que viven la alegría y la tristeza como algo prestado, algo que más vale no toquetear demasiado para no gastarlo. Sin embargo, lo que son las cosas, creo que sólo sé enamorarme de este tipo de personas.