domingo, 24 de marzo de 2013

Viaje al fin de la noche


Un sábado cualquiera (hoy) de nueve de la mañana al fin de la noche: café, cereales, últimas páginas del Viaje al fin de la noche, primeras de Tala. Empieza a llover, un poco de Gracq, sigue lloviendo, cerveza. Es desesperante, dice Céline, lo defendidos que van los hombres, unos de otros. Sigue lloviendo, ginebra con tónica, Rocky Erickson. La ley, dice Céline, es el gran parque de atracciones del dolorRocky Erickson, ginebra con tónica, ginebra con tónica. Las ideas, dice Céline, nunca dan miedo. Deja de llover, ginebra con tónica. No se sube en la vida, dice Céline, se baja. Perfecto. ¡Abajo, entonces! ¡Siempre abajo! (Ginebra con tónica) ¡Y que no nos falten fuerzas para seguir bajando! ¿Hacia dónde? ¡Hacia el fondo! ¡Hacia el puto asqueroso fondo! Emily Wells, se acaba la tónica, ginebra con hielo. Buenas noches, tristeza.

3 comentarios:

  1. Hoy llevo un día parecido al que el que describes. En casa, de libro en libro, de la nevera al sofá, del antena tres al tele cinco. Una pena que ginebra no tuviera... Luego dicen que los jóvenes llevan una vida intensa...
    Y aquí estoy, de vuelta por tu blog, el que leo en mis días tristes una vez que ha caído el sol... buscando un no sé qué que hace que vuelva una y otra vez... El sentirme identificada con lo que escribes o leer las palabras que tengo bajo la piel, ya te dije que volvería a comentarte cuando alguna publicación me leyera el alma..Gracias
    Por cierto... deberías escribir más de vez en cuando, me tienes enganchada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Que lees el blog en tus días tristes? Vaya, sabía que era un tío deprimente, ¡pero no tanto…! (Es broma, me alegra saber que mis miserias distraen a alguien de las suyas).
    Por cierto, que no tengas ginebra a mano no es, NUNCA, una pena, sino una suerte. Quien lo probó lo sabe. (La cosa cambia si hablamos de cerveza, de whisky o del cien veces bendito ron).
    Y lo de escribir más a menudo… Supongo que afortunadamente no todos los días estoy tan lleno de mierda como para tener que limpiármela aquí. Gracias otra vez por pasarte.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus debilidades, que son el secreto de tu fuerza, como diria Lorenzo (Silva) en un libro de adolescentes mitómanos ( El cazador del desierto)..gracias por escribir de esa manera, tan tuya, tan bien intencionada...gracias por tu falta de pudor que asi nos viste a los demás...un abrazo muy grande, Daniel..te encontrè siguiendo la pista de uno de mis escritores favoritos, Gabriel Ferrater (Les dones i els dies), y eso que dicen que lo mejor es enemigo de lo bueno, en este caso, no es verdad

    ResponderEliminar