martes, 7 de diciembre de 2010

Tomates o farolas


La soledad no es ni una elección ni un accidente: es un destino. Y, como ocurre con todos los destinos, lo mejor que podemos hacer es aceptarlo y colaborar con él, en lugar de malgastar la vida en luchar contra lo inevitable. Yo he nacido para estar solo. Si me quedo en Granada, acabaré convertido en uno de esos desgraciados a los que vemos a las diez de la mañana, tendiéndole una mano a una farola y llevándose la otra a la boca para darle un trago a la cerveza. Si me voy al campo, acabaré convertido en un hombretón de mirada beatífica, curtido por el frío y por el sol, con callos en las manos y una morbosa tendencia a acariciar los tomates. Bien, ya conozco mis opciones. Ahora sólo me queda decantarme. Tomates o farolas, he ahí la cuestión. ¿Alguien tiene disponible una casa en el campo?

3 comentarios:

  1. No es un malgasto, es una forma de vida: luchar contra lo impuesto, lo inevitable y , por qué no, contra nosotros mismos.
    Te animo a que luches, por tí.

    Me gusta como escribes.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. En realidad estoy de acuerdo contigo, Marcos. Lo que pasa es que uno escribe como el que va tanteando en la oscuridad, buscando cualquier cosa a la que agarrarse, y claro, alguna que otra vez, muchas veces, casi siempre, acaba agarrado a las ideas más absurdas, ideas que le harían descojonarse o le harían llorar si pudiera contemplarlas a la luz.

    Luchar es algo hermoso. A todo el que lucha le es concedido, tarde o temprano, el don de la derrota. Sólo por eso merece la pena luchar.

    (Aunque, eso sí, sigo planteándome lo de irme al campo…)

    ResponderEliminar
  3. Me retracto de lo dicho. En realidad sí tengo un plan. Es decir, si la vida no me lleva por otros caminos, y finalmente me pide elegir, sé perfectamente lo que haré: conseguiré un solar pequeño y económico a la orilla de algún camino (aún no decido si será orientado hacia el amanecer o hacia el ocaso).

    "Me gusta estar al lado del camino... fumando el humo mientras todo pasa..."

    No sé en tu tierra, pero en la que yo nací, hay miles de hombres y mujeres que circulan a través de mil caminos, conduciendo un trailer en el que llevan o traen mercancía (legal, ilegal, interesante, mundana...)

    Si un día dejo de tener la necesidad de moverme, entonces sabré que es hora. Me instalaré en el solar adquirido, y pondré una "Base" de traileros.

    No sé si no comprendí, pero me parece que en algo se emparenta con tu fantasía: no es algo que me entusiasme, y sin embargo lo tengo muy claro... recibir a los viajeros, prepararles el baño... un lugar para descansar... tenerles también quien les diera el éxtasis corporal que necesitaren para revivir por lo menos por un rato.

    Preparar su desayuno-comida-cena... más el café "perico" de rigor que les garantice completa insomnia durante el camino.

    Les escucharé, les veré venir e irse. Y yo sólo me quedaré quieta.

    ...

    Lo de adularte, más allá de reciprocidad barata es porque en realidad me gustan tus letras, así, sin fines de lucro (amén de que, entre otras cosas, no tengo ninguna autoridad como para emitir juicio sesudo alguno).

    Ha sido un placer leerte, y lo he hecho un buen rato. ¿Puedo preguntar cómo fue que caiste en mi sitio? Segura estoy de que no podríamos ser rivales en ninguna contienda, así que si lo deseas, aquí está mi contacto: luminamaya@hotmail.com

    k.

    ResponderEliminar