domingo, 16 de enero de 2011

O lo peor

Cuando algo nos pesa en la conciencia, lo mejor que puede pasarnos (o lo peor, según se mire) es descubrir que alguien a quien admiramos comparte nuestro pecado… Y que se siente orgulloso de él. Hoy, tras varios días preguntándome si tiene sentido seguir volcando mi mierda en el blog (en realidad, lo que me preguntaba era cuánta mierda puede uno echarse encima antes de empezar a oler mal), ha venido en mi auxilio Canetti, aforista genial a ratos, a ratos viejo gruñón. Oigámoslo: Di tus cosas más personales, dilas, es lo único que importa, no te avergüences, las generales están en el periódico. Como máxima no es gran cosa (no es una de esas frases que uno se tatúa en la frente para recordarla cada vez que se mire al espejo), pero creo que me ha ayudado a salir del paso.

3 comentarios:

  1. Postear o no postear.. ¿esa es la cuestión..?

    Postea. Siempre postea.

    Siempre que te nazca, o que lo necesites.

    Alguien siempre habrá del otro lado, así sólo seas tú mismo, como en un espejo.

    (Muchas veces -¿sabes?- de este lado estaremos algunos de nosotros..)

    ResponderEliminar
  2. por favor, no te vayas.



    Silvia

    ResponderEliminar
  3. Gracias a las dos, me habéis hecho sentir acompañado.

    ResponderEliminar