viernes, 18 de junio de 2010

¿Preocupada por lo que ocurra cuando se bañe?

En La tristeza y la piedad se nos cuenta cómo, en la Francia ocupada por los nazis, la penuria era tan crítica que no podían satisfacerse las necesidades más básicas. Y, como es sabido, para las francesas no hay necesidad más básica que la belleza, de modo que, a fin de paliar la escasez de un producto fundamental (¡las medias!), una empresa de lencería tuvo la genial idea de comercializar pintura para las piernas. La nueva moda en París –decía el anuncio televisivo–, son las medias de seda sin seda. Las señoras están cambiando sus ligas por brochas. Todo lo que debéis hacer, señoras, es teñir vuestras piernas […] ¿Preocupada por lo que ocurra cuando se bañe? No hay problema, las medias pintadas son a prueba de agua. ¡Y, sobre todo, Elisabeth Arden garantiza que no tendrán carreras!

La anécdota es triste y divertida, y uno no sabe si reír o llorar. Normalmente, cuando decimos esta frase trillada no acabamos haciendo ninguna de las dos cosas (¿la decimos precisamente porque no podemos hacer ninguna de las dos cosas?); yo, sin embargo, el día que vi el documental me reí, creo que me reí mucho. Hoy, en cambio, al recordarlo, no sé... A lo mejor lo que me pasa es que la primavera nos ha tenido engañados durante unos días, y ahora, de pronto, vuelve a hacer frío y llueve y no es justo que esto pase mediados de junio. El caso es que pienso en esas medias falsas y tengo la sensación de que alguien me ha estado mintiendo desde que nací, de que al nacer fui a caer en el lugar equivocado, en un lugar que no existe. ¿Nunca os habéis sentido como una de esas medias? ¿Nunca habéis sentido que en algún momento os han dado el cambiazo y que ya no sois más que las sobras, la cáscara, el fantasma del que nunca fuisteis? ¿Nunca habéis sentido que sois una respuesta estúpida a una pregunta estúpida? ¿Nunca habéis sentido, en fin, que cualquier día, al miraros en el espejo, aparecerá Elisabeth Arden con su pelo brillante y sus piernas pintadas, que os mirará con su mejor sonrisa y os garantizará que tampoco a vosotros se os pueden hacer carreras porque sois una carrera, que no podéis morir porque ya estáis muertos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario